Estos sistemas son simples y económicos, normalmente se instalan para la protección del sol, la lluvia, el viento y el polvo, para vehículos o muebles de terraza.

Se componen de una estructura de hierro galvanizado lacado con cualquier RAL, con un techo de lona normalmente de PVC, por su mayor resistencia, durabilidad y fácil de limpiar. La lona es tensada mediante goma elástica