Este sistema de pérgolas están constituidas por una estructura de aluminio adaptable a cualquier construcción. Sus lamas orientables y paralelas se giran para aportar un ambiente agradable, ofreciendo desde una opción de cierre completo a la mayor apertura, permitiendo pasar de sombra a luz en sólo unos segundos.

Las pérgolas bioclimáticas sustituirán a los toldos en muchas instalaciones. Su diseño elegante y vanguardista casa con cualquier estilo, siendo una solución muy adecuada para restaurantes, cafeterías y viviendas, ofreciendo una agradable temperatura en cualquier momento del día.

En la posición de cerrado, 0º, las lamas conforman un techo hermético. A partir de aquí se pueden seleccionar varias aperturas. Con 5º la sombra es casi total, pero se facilita la circulación del aire, muy adecuado para regular la temperatura en días calurosos. Con 90º la pérgola deja pasar la luz y la ventilación, siendo 135º la máxima apertura, en la que las lamas están casi verticales, optimizando la iluminación.

El diseño de cada componente dirige el agua hacia canalones de gran capacidad, integrados y ocultos en la estructura.

La orientación de las lamas constituye el máximo valor de las pérgolas bioclimáticas, permitiendo elegir la iluminación natural de la terraza, así como colaborar en la ventilación evitando la concentración de calor. La estructura integra los canalones de agua y el sistema eléctrico, guardando y protegiendo, al mismo tiempo que ofrece una estética elegante. Cada pérgola bioclimática es un módulo que se adapta a los espacios y se puede integrar a otros de forma sencilla.

Además es la estructura está adaptada para añadir diferentes modelos de toldos verticales, cortinas de vidrio o cierres de aluminio como puertas correderas que complementan la configuración de un espacio único. Opcionalmente se puede complementar con elementos decorativos como lámparas, hilos musicales o sistemas de calefacción para las épocas más frías del año.